Gobierno de rio negro

Cambio Climático

Conceptos básicos

¿Qué es el Cambio Climático?

El clima es el conjunto de condiciones atmosféricas a largo plazo que siempre ha estado sometido a variaciones como consecuencia de diferentes fenómenos naturales (erupciones volcánicas, radiación solar, etc.). Sin embargo, desde hace varias décadas se está produciendo una alteración climática a una velocidad sin precedentes. La evidencia científica apunta a la acción del hombre como responsable de esta aceleración, como consecuencia de la generación de gases de efecto invernadero (GEI) que se acumulan en la atmósfera y retienen el calor, incrementando lo que se conoce como efecto invernadero, y contribuyendo a un aumento de las temperaturas del planeta. Esta alteración de origen antropogénico es lo que se conoce como “el cambio climático”. Este término es a menudo sustituido por “calentamiento global”, ya que esta es la principal forma con la que los seres humanos están afectando el clima.

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) define el cambio climático como: 

«Cambios en el clima directamente o indirectamente atribuibles a la actividad del hombre que alteran la composición de la atmósfera global y que se superponen a la variabilidad natural observable en periodos de tiempo equivalentes».

Gases de efecto invernadero

El término “efecto invernadero” se refiere a la retención del calor del Sol en la Tierra por parte de una capa de gases en la atmósfera. Sin ellos la vida tal y como la conocemos no sería posible, ya que el planeta sería demasiado frío (sería unos 30ºC más baja). La mayor parte de los gases de efecto invernadero se generan de forma natural y son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O), el metano (CH4) y el ozono (O3). Sin embargo, la industrialización ha provocado que la emisión y concentración de estos gases haya aumentado de manera exponencial desde comienzos del siglo pasado, cuando, sin la actuación humana, la naturaleza se encargaba de equilibrar las emisiones. Al aumentar estos gases, estamos cambiando el equilibrio (denominado “forzamiento radiativo”4) entre la cantidad de energía que entra en la atmósfera y la que sale de ella, de forma que se está aumentando la cantidad de radiación infrarroja acumulada por la tierra. Ello conduce a un aumento de la temperatura de todo planeta.

Visión General del Fenómeno del Cambio Climático y sus implicaciones

La influencia humana en el sistema climático es clara.

La emisión antropogénica de gases de efecto invernadero (GEI) que se acumulan en la atmósfera y retienen el calor, está incrementando lo que se conoce como “efecto invernadero” y contribuyendo a un aumento de las temperaturas del planeta con un efecto que puede durar muchos milenios antes de que los procesos naturales los eliminen de la atmósfera.


El cambio climático es una realidad.

Los datos científicos constatan que sus efectos se están produciendo a una velocidad sin precedentes y con consecuencias evidentes:

  • Las temperaturas globales han venido aumentando de manera sistemática desde 1880, alcanzándose 19 de los 20 años más calurosos desde que existe registro a partir del año 2001.
  • Las consecuencias de este calentamiento global se están constatando en otras variables: El océano está batiendo records de calentamiento contribuyendo a la reducción observada del inventario de oxígeno oceánico, se está acelerando el deshielo de las masas continentales, del hielo marino y los glaciares, el nivel medio del mar alcanzó su valor más alto desde que se dispone de registros de alta precisión satelital.
  • Existe también una relación entre el calentamiento global y los eventos climáticos extremos (olas de calor, ciclones, etc.). Y es que, a pesar de la complejidad de su estudio, ya que son por definición raros/excepcionales, existe un consenso general de que los cambios en su frecuencia o intensidad están aumentando en muchas regiones como resultado del cambio climático global.

El cambio climático y particularmente, los eventos extremos, afectan en gran medida el bienestar humano y a todos los sectores de actividad.

Influye de forma directa e indirecta, a través de sus impactos en los sistemas naturales y socioeconómicos:

  • Está entre los tres mayores impulsores directos de pérdida de biodiversidad, y con ello, pone en peligro los numerosos bienes y servicios que ésta nos proporciona.
  • Ha sido definido como el mayor desafío de salud del siglo XXI por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2018, al amenazar todos los aspectos de la sociedad en la que vivimos.
  • Tiene implicaciones importantes para la calidad de los recursos naturales fundamentales en el suministro alimentario, ya que los cultivos y el ganado tienen límites fisiológicos que incluyen los relacionados con la temperatura. Según la OMM (2020), la variabilidad climática y los fenómenos meteorológicos extremos se encuentran entre los principales impulsores del reciente aumento del hambre en el mundo.
  • El cambio climático también es una de las mayores amenazas para la estabilidad económica: los desastres naturales causan importantes pérdidas económicas.

Existe un cierto cambio en el clima que es inevitable, y que requerirá una acción de adaptación.

La acción de mitigación es clave: cada décima de aumento de temperatura evitada es importante.

Los esfuerzos mundiales de mitigación de emisiones deberán ir acompañados de actuaciones de adaptación.

La acción climática tendrá un profundo impacto en el clima global.

Evidencia del cambio climático

Global o Mundial

Naciones Unidas
>> Informe sobre la brecha en las emisiones 2020-UNEP

>> Adaptación al Cambio Climático 2021_IPCC

Nacional

Ministerio de Ambiente y Cambio Climático Nación
>> Inventario Nacional GEI Argentina

Provincial

Secretaría de Ambiente y Cambio Climático
>> Inventario Gases de Efecto Invernadero RN_2021

Acuerdo de París, ¿en qué consiste?

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).En el Acuerdo de París, 195 países acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia.En la Conferencia de las Partes (COP21) de París, diciembre de 2015, y después de 20 años de negociaciones, 195 países acordaron limitar el calentamiento global en dos grados centígrados con respecto a la era preindustrial. ¿Cómo? Reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia.

A continuación se detallan las nueve claves más importantes del Acuerdo de París:

Objetivo

Mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2 0C respecto a la era preindustrial y proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C.

Reducción de emisiones

Alcanzar el nivel máximo de emisiones máximo lo antes posible y a partir de ese momento reducirlo rápidamente hasta conseguir la neutralidad en carbono (cero emisiones netas).

Compromisos de los países

Los 195 países comunican sus compromisos nacionales de lucha contra el cambio climático. Entran en vigor en 2020 y son revisados cada cinco años con la idea de aumentar la ambición.

Transparencia

Marco de transparencia común a todos los países que incluye información sobre emisiones y aportaciones a la inversión.

Mecanismo de mercado

Los países podrán usar herramientas tales como la compraventa de emisiones y la fijación del precio del carbono para incentivar las actividades de reducción de emisiones.

Compromiso financiero

Responsabilidad común pero diferenciada: los países desarrollados deben financiar a los países en desarrollo con al menos 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para mitigación y adaptación.

Daños irrecuperables

Reconocimiento de la necesidad de medidas de apoyo ante pérdidas irrecuperables, aunque sin concreción en las indemnizaciones.

Forma legal y cumplimiento

El Acuerdo de París es jurídicamente vinculante y los objetivos nacionales de lucha contra el cambio climático los establece cada país.

Entrada en vigor

El 4 de noviembre de 2016, 30 días después de ser ratificado por 55 Partes que representen al menos el 55% de las emisiones totales de GEI.

OBJETIVOS Y METAS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

17 objetivos para transformar nuestro mundo:

Los Objetivos de desarrollo sostenible son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia. Para no dejar a nadie atrás, es importante que logremos cumplir con cada uno de estos objetivos para 2030.

Preguntas frecuentes

¿Sabías que hay dos tipos de acciones frente al cambio climático?

Son las acciones de mitigación y las de adaptación. Las primeras inciden en las causas. Reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y evitan la degradación de los sumideros naturales. Este tipo de medidas tienen como finalidad disminuir, en la medida de lo posible, el cambio climático. Las segundas atienden a las consecuencias. Permiten adaptarnos a los efectos y cambios actuales o potenciales del cambio climático y, por lo tanto, contribuyen a que nuestros sistemas sean más resilientes a los cambios del clima.
Una combinación apropiada de ambas acciones podría minimizar los daños económicos y personales causados por los efectos delcambio climático.

¿Sabías que el cambio climático afecta a la salud?

Efectivamente, influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud: aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura.
Se prevé que, entre 2030 y 2050, el cambio climático causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año, debido a la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico. También se prolongarán las temporadas de polen que empeoran las alergias y el asma, mientras se expanden los territorios favorables a las garrapatas y los mosquitos.

¿Sabías que el aumento del nivel del mar se ha acelerado y es imparable?

El nivel del mar podría subir más de un metro de aquí al año 2100 si se mantiene el actual incremento de las temperaturas. Ese crecimiento se ha disparado por el deshielo en los extremos norte y sur del planeta, en concreto por la pérdida de hielo de las capas de Groenlandia y la Antártida.
Para 2050 el IPCC pronostica una multiplicación de los fenómenos extremos vinculados al calentamiento de los océanos, hasta ahora considerados excepcionales. Si anteriormente se producían una vez cada cien años, a partir de mediados de siglo podrían darse al menos una vez por año en muchos lugares del planeta, sobre todo en las regionestropicales.

¿Sabías que los bosques tropicales del mundo están desapareciendo a un ritmo de 30 campos de fútbol por minuto?

Solo en 2018, se perdieron 12 millones de hectáreas de cobertura arbórea, un área casi del tamaño de Inglaterra. Los bosques son sumideros naturales de carbono. Desempeñan un rol crítico en el almacenamiento de CO2, el principal gas de efecto invernadero. Detener ladeforestación y restaurar los bosques podría eliminar 7.000 millones de toneladas métricas de carbono cada año. Es decir, el equivalente a neutralizar los efectos de 1.500 millones de automóviles. La deforestación tropical supone el 11% de las emisiones mundiales de CO2. Si se considerase un país, representaría el tercer mayor emisor después de China y los EE. UU.

¿Sabías que nos enfrentamos a una extinción de especies más grave que la que ocurrió con los dinosaurios?

La tasa global de extinción de especies animales y vegetales es 10 vecesm ás alta de lo que ha sido, en promedio, durante los últimos 10 millones de años, fruto de la acción humana y el cambio climático. Los animales, por ejemplo, están al límite y se enfrentan a tres opciones: adaptarse, cambiar de hábitat o morir. Cada especie tiene una serie de condiciones climáticas (humedad, temperatura) en las que está cómoda, pero el calentamiento global las está alterando. Algunos animales se amoldan.


Por ejemplo, los diurnos pasan a tener una actividad nocturna cuando caen las temperaturas. Otros cambian sus patrones de migración o dejan de hacerlo. Y otros desaparecen, incapaces de hacer frente a la situación.

¿Sabías que el cambio del modelo energético es clave en la reducción mundial de emisiones?

La generación eléctrica y de calor origina más del 40% de las emisiones mundiales de CO2, sobre todo debido a las tecnologías de producción basadas en combustibles fósiles. Afortunadamente, gracias a la innovación y a la competitividad de las tecnologías renovables, el sector eléctrico se puede descarbonizar a partir de la sustitución de las fuentes energéticas fósiles por las limpias y renovables. Los sectores del transporte e industrial, responsables del 24% de emisiones a nivel mundial, también reducirían su impacto ambiental gracias a la descarbonización mediante soluciones como la electrificación, entre otras.

¿Sabías que el IPCC proporciona la base científica a los gobiernos para que formulen sus políticas?

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, o Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático. Fue creado en 1988 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU-Medio Ambiente) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y cuenta con 195 países adscritos como miembros. La elaboración de los informes de evaluación del IPCC cuenta con la participación de centenares de científicos y expertos de distintos campos y la revisión por parte de miles de especialistas. En 2018 presentó el histórico informe donde se alertaba sobre las drásticas consecuencias que tendría un incremento de la temperatura global en un 1,5 oC sobre los niveles preindustriales.

¿Sabías que que un vehículo eléctrico (VE) emite menos de la mitad que uno de combustión interna?

Para poder comparar correctamente ambos tipos de vehículos hay que recurrir al análisis del ciclo de vida de ambos. Durante los procesos de fabricación y desmantelamiento de un vehículo eléctrico (VE) se emite un 20% más de CO2 que en el caso de los vehículos de combustión interna. Sin embargo, si tenemos en cuenta el ciclo de vida completo resulta que las emisiones de los coches eléctricos son menores que los de combustión interna. Esta ventaja aumenta según el porcentaje de energía renovable utilizado en la generación de la electricidad para la recarga del vehículo. Si la procedencia es 100% renovable, las emisiones totales de un VE representan el 40% de las de un vehículo diésel y el 30% de las de uno de gasolina.

¿Sabías que existen razones para tener esperanzas en la lucha contra el cambio climático?

Sin querer minimizar en absoluto la situación, instituciones como el Earth Institute, de la Universidad de Columbia, o ONG como WWF, ven señales esperanzadoras. Por una parte, está la actual postura de la comunidad internacional frente al cambio climático. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), ratificada por 195 países, es el principal acuerdo internacional sobre acción por el clima. Un marco al que se suman el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París.


Por otra parte, se están emprendiendo acciones a todos los niveles y en todo el mundo. Por ejemplo, un creciente número de ciudades (responsables de más del 70% por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y hogar e más de la mitad de la población mundial) se están movilizando frente al cambio climático mediante políticas específicas.
Además, las soluciones que necesitamos para un futuro sin carbono ya existen, son cada vez más competitivas y poseen la capacidad de implantarse a gran escala. Son las tecnologías relacionadas con energías renovables y limpias, los vehículos eléctricos, las bombas de calor y otras tecnologías de uso final.


Las empresas también se esfuerzan por contribuir al desarrollo de una economía sostenible.
Por último, crece la movilización ciudadana que exige a gobernantes, empresas e instituciones una postura responsable con el futuro del planeta, y una mayor concienciación, sobre todo entre los jóvenes, de lo importante que es cambiar de hábitos.